26 de julio de 2017

Aprender a resolver conflictos desde la escuela

El conflicto forma parte de nuestras vidas. Y no es malo en sí mismo, solo lo es si no se resuelve. Porque el conflicto nos da la posibilidad de encontrar nuevas maneras de relacionarnos con los demás, de resolver nuestras diferencias y, de este modo, fortalecer las relaciones.

Así ocurre también en el ámbito escolar, donde confluyen las relaciones de alumnado, profesorado y familias. Un ámbito caracterizado por la diversidad cultural, las diferencias académicas, el impacto social de las nuevas tecnologías, los cambios en los patrones educativos y en las relaciones con el equipo docente.

Si además hablamos de etapas educativas donde el alumnado es adolescente, hay que tener en cuenta multitud de cambios – físicos, cognitivos, psicosociales y de desarrollo sexual y afectivo – que influyen enormemente en su comportamiento y, por tanto, en sus relaciones personales.

“En la adolescencia, deseamos ser más independientes del padre y la madre, y nos resguardamos en nuestro grupo de iguales con los que nos sentimos más identificados. Además, estamos construyendo nuestra identidad y es frecuente que se produzca una confusión de roles”, explica Sandra Cabrera, mediadora familiar de UNAF.

En este contexto, se hace necesario ofrecer herramientas para afrontar los posibles conflictos de las y los adolescentes, tanto con el profesorado como con sus familias. Por ello, UNAF desarrolla el Programa de Ayuda para la Resolución Alternativa de Conflictos entre Padres Madres e Hijos/as y Centro Escolar.

Artículo completo en el blog Mediación para el Acuerdo de UNAF

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en este enlace para mayor información.

ACEPTAR